Guacamaya

Héctor Escalante

Héctor Escalante

No es nuevo que grupos de hackers o activistas hagan públicos documentos gubernamentales o de seguridad nacional en distintas partes del mundo. El más conocido fue, probablemente, el de WikiLeaks y su fundador Julian Assange, recientemente reconocido con las llaves de la Ciudad de México, entregadas por el gobierno a su familia. 

“Panamá Papers”, “Pandora Papers” y otros documentos han expuesto a grandes corporaciones y gobiernos. Hoy se habla de “Guacamaya”, quienes han hecho pública información sobre seguridad nacional en México, Chile, Guatemala y Perú. En el caso de México, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador acreditó las filtraciones en la conferencia mañanera.

El debate entre el reconocer a quienes filtran información gubernamental o quienes aseguran es un delito que se debe perseguir y castigar se hace presente una vez más. Muchos líderes en el mundo han defendido a Julian Assange, incluso en foros internacionales. Hoy, muchos defensores de la práctica padecen las filtraciones desde sus propios gobiernos. 

¿Acaso hay filtraciones buenas o malas? Uno de los problemas en tomar postura en favor de estas acciones es que no se pueden desacreditar cuando les pasa a aquellos quienes lo defendieron. En estricto sentido, vulnerar a las instituciones de gobierno es un delito, no hay duda. 

El debate de fondo es la falta de transparencia de los gobiernos expuestos, no hay alguno en el mundo que no haga lo posible por ocultar cierta información. El grave problema es que todos los de niveles de gobierno evitan informar sobre ciertas acciones, muchas de ellas de interés público. 

No hay duda en que existe información de seguridad nacional que no se puede divulgar, que los gobiernos deben resguardar comunicaciones que solo a ellos les corresponde tener y utilizar. No todo es público, no todos debemos saber todo.

Guacamaya expuso a gobiernos en América Latina, cada uno de ellos respondió de manera distinta y en cada país el recuento de daños se percibe distinto. Por diversas razones, en México no es el escándalo que se pudiera imaginar, mucho tiene que ver con los niveles de popularidad de este gobierno, eso no se puede negar.

Sin embargo, debemos insistir en que el tema de fondo es la falta de transparencia de los gobiernos del mundo, mientras se repitan estas acciones habrá hackers que, por las razones que sean y las agendas que tengan, podrán exponer a aquellos a quienes no fueron transparentes.

Los textos publicados en la sección de Opinión son responsabilidad del autor que lo emite y no plasma el criterio de México Habla.  

Read Previous

¿Qué escuelas suspendieron actividades en la UNAM por paro estudiantil?

Read Next

Corte de EUA logra la prohibición del aborto en 13 estados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.