Y colorín, colorado… Esta temporada ha terminado

¿Dak Prescott: Estrella Solitaria?

Laura Sandoval.

Desde la Tribuna

Por: Laura Sandoval

Ya con paños fríos en la mente y los corazones post game. Nos encontramos a casi una semana de lo que fue uno de los mejores Super Bowls en la historia. Un evento que no decepcionó y que de principio a fin encontramos adrenalina por doquier.

Un evento que se vistió de gala por la presencia de famosos de diferentes ámbitos como el cine y la música, algunos apoyando a su equipo favorito, como el caso del actor Bradley Cooper que es un gran fanático de los Philadelphia Eagles y que por supuesto estaba con la emoción al máximo.

Cómo es de esperarse, vimos un inicio muy emotivo marcado por la interpretación del himno de los Estados Unidos, y por supuesto, por el segundo himno de esta nación “America The Beautiful”.

Los jugadores saltaron al terreno de juego en este coliseo deportivo con el sonido de miles de almas gritando para apoyar a sus equipos. Se esperaba un encuentro bastante cerrado, jugadas trazadas con compás para evitar cualquier desliz, sin embargo, los Philadelphia Eagles empezaron a tomar la ventaja del partido, debido a la gran ejecución de su QB Jalen Hurts quien tuvo una noche excepcional que bien le hubiera merecido para ser el MVP de la noche. Los Eagles construyeron una ventaja que los tendría por 10 puntos arriba de sus rivales de Kansas, pero el americano bien nos ha educado a no dar por hecho absolutamente nada hasta que no haya un solo dígito en el marcador.

Nos fuimos al medio tiempo con una gran expectativa, esperando a una gran diva de los escenarios musicales en su género. La gran Rihanna estaba de regreso tras 7 años de ausencia, dejando a todos atónitos con su presencia y personalidad pero sobretodo por demostrar que la mujer puede estar presente y dominando situaciones sin sexualizar y estando embarazada. Un gran show, sin embargo, como en todo, siempre se generará opiniones divididas y polémica.

Al regreso del tercer cuarto, los Chiefs tomaron la sabia decisión de recibir el balón cuando ganaron el volado al inicio del partido y bajo este escenario tan complejo, el equipo de Andy Ried estaba justo necesitado de esta oportunidad.

La maestría para poder bajarle al reloj, que los mismos jugadores de Kansas estuvieran concentrados en el momento, aprovechando las oportunidades defensivas y creando un ataque sólido de Patrick Mahomes fueron las claves para darle la vuelta al partido y coronarse como los nuevos manda más en la liga más competitiva del mundo.

Un duelo que se antojaba para tiempo extra, que fuera Interminable de tan interesante que estaba. Sin embargo, Andy Ried y su experiencia supo cómo ponerle punto final en tiempo regular.

Historias de unos hermanos que se guardaron respeto y se felicitaron el uno al otro, una mamá orgullosa de tener a dos grandes ejemplos de éxito en un mismo juego y una mexicana que alzó la mano convirtiéndose en la principal embajadora de la NFL para exaltar aún más el tema de llevar la disciplina del Flag Football a los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en el 2028, Diana Flores es quien fue QB del equipo mexicano quien comando los controles de la ofensiva que las llevó a ser campeonas mundiales en los pasados juegos realizados en Birmingham, Alabama.

Así se cierra un capítulo más en la historia de la NFL. Nuevas promesas e historias ya se empiezan a entretejer rumbo a lo que vendrá para la siguiente campaña. Atentos que esto solo comienza.

Los textos publicados en la sección de Opinión son responsabilidad del autor que lo emite y no plasma el criterio de México Habla.  

Read Previous

AMLO niega entregar presidencia de Alianza del Pacífico a Perú

Read Next

SCJN analizará denuncias contra ministra Yasmín Esquivel por plagio de tesis